Hiroshima y Nagasaki no quedan tan lejos

Mi amigo Cristóbal Orellana, de “Noviolencia Ahora-Jerez”, produce abundante información paccifista y antimilitarista. Esta organización forma parte de la RANA (Red Antimilitarista Noviolenta de Andalucía: una acción antigua por aquí y una reciente por acá). En el momento en que vivimos, cuando se recorta el sueldo a los trabajadores o se congelan las pensiones para ahorrar 5 o 10 mil millones, cuando retirando tropas del exterior y dejando de invertir en armas de destrucción masiva se ahorrarían cantidades 10 veces superiores, el antimilitarismo (y el recorte del gasto militar: aquí, acá y acullá) debería ser una prioridad política tan fuerte como el decrecimiento. Bueno, no os doy más chapa, os pego a continuación su último artículo. Salud.

Hiroshima y Nagasaki no quedan tan lejos

Todavía hay, además de las almacenadas, miles de cabezas atómicas activas y desplegadas en el mundo apuntando a poblaciones civiles, instalaciones militares, etc. Todavía el poder atómico de China, Estados Unidos, Francia, Israel, Rusia y otros países, amenaza la vida en este planeta. Los próximos 6 y 9 de agosto de 2010 se conmemorará, en recuerdo de las más de 200.000 víctimas mortales, el 65º aniversario de las explosiones atómicas de Hiroshima y Nagasaki (Japón, 6 y 9 de agosto de 1945).

No olvidemos tampoco, en lo que a los andaluces se refiere, que la Base Aeronaval de Rota podría activarse como infraestructura de apoyo directo a una guerra nuclear y que dicha Base es, a su vez, blanco permanente, junto a Morón y Gibraltar, de cabezas atómicas de otras potencias. En Rota y Gibraltar recalan a veces naves de propulsión nuclear o con armamento nuclear a bordo (como el submarino SSN-760 Annapolis), además de la sospecha de que podría haber en la Base de Rota componentes o armas nucleares desensambladas. Hiroshima y Nagasaki, por tanto, no quedan tan lejos como parece.

A pesar de los acuerdos de desarme atómico firmados por Obama y Medvédev en abril de este año respecto a la reducción de bombas atómicas desplegadas, no olvidamos que aún hay muchos miles de ellas activas, sobre lanzaderas y capaces de provocar un holocausto mundial. También es sabido que “desde 1993 ha habido más de 1.600 incidentes relacionados con el tráfico ilícito de material nuclear, según el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA)”, lo que quiere decir que la inseguridad y la proliferación nuclear en nuestro mundo constituyen un riesgo inmenso.

Exigir la total y definitiva abolición de las armas atómicas y de todas las armas de destrucción masiva, las tenga quien las tenga, es moral y políticamente prioritario.

Cristóbal Orellana González (Noviolencia Ahora -Jerez-)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s