El derecho a la huelga, los piquetes, los medios de comunicación

Entre los muchos escritos que he leído los últimos días, algunos de los cuales hemos difundido en este blog, leí una explicación de por qué el derecho constitucional a hacer la huelga es más importante que el derecho del esquirol a entrar en el centro de trabajo, que curiosamente se presenta de manera habitual en la calle, en los corrillos y en nuestros medios de desinformación como “derecho al trabajo”, cuando el constitucional derecho al trabajo se refiere al derecho que tenemos todos de tener un trabajo digno, un derecho conculcado a diario para más de 4 millones de personas que el gobierno no trata de defender sino que además la reforma laboral carga sobre él haciéndolo aún más precario. Sin embargo, los medios de comunicación y el gobierno se vuelcan en su dignísima tarea de garantizar durante la convocatoria de una Huelga General el derecho del esquirol a asistir al centro de trabajo, que no a trabajar, una vez dentro puede rascarse lo que estime oportuno en lugar de cumplir con su obligación. Me hace reír y llorar.

Al derecho a la huelga, ese sí, completamente amparado por la Constitución, nadie se preocupa de defenderlo o de garantizarlo. Bueno, sí, se preocupa alguien: los denostados piquetes y las vilipendiadas organizaciones sindicales, los activistas que provocan retrasos en los transportes, cortes de carreteras, avenidas y calles, cierres de tiendas y bares a media asta… eso permite al que quiere hacer la huelga pero no puede hacerla comunicar a su jefe la imposibilidad de asistir al trabajo. Sí, he dicho “al que quiere hacer la huelga pero no puede”, que los hay, y muchos, una figura invisible gracias a los medios de comunicación y al poder, centrados como están en visibilizar a la otra figura contrapuesta a esta, la del honrado trabajador que no comulga con la huelga y quiere asistir a su centro de trabajo a cumplir con su deber y hacer cumplir su derecho a trabajar, él que puede, que tiene un tajo al que asistir.

En estos días he oído fuera de los medios, fuera también de esos corrillos chillones donde se insulta a los sindicalistas, se sueltan bravatas, se da a entender que del problema del paro la culpa la tienen los sindicatos y los extranjeros… y eso lo hacen currelas (de mierda, un currela que chilla contra piquetes e inmigrantes y clama por su derecho a currar un día de huelga es un currela de mierda), he oído las cosas que se dicen en voz baja, por si acaso, no vayan a llegar más allá, historias que dejan a las claras que el único derecho que se conculca de manera sistemática y además invisible es el derecho a secundar la huelga sin temer por el puesto de trabajo, gente que siempre preferirá permanecer en el anonimato, que prefiere no ver de cerca un piquete porque no sabe qué cara poner ante la evidencia de que trabaja por cobardía, porque no le queda otra, pero que sabe que su sitio está en el piquete, en la calle, en la manifa. Los ejemplos que vienen son reales, pero no pongo nombres, no doy datos… ¿para qué?

Una trabajadora de una empresa de telemárketing me dice que en su empresa el jefe de personal dijo a todos “quien vaya a la huelga que se atenga a las consecuencias”. Esto no lo sacan los medios, esto no lo persigue nadie… esto es un delito y además atenta contra un derecho básico de la Constitución. Para El Mundo y La Razón carece de importancia, o simplemente esto no ocurre.

Una dependienta de una farmacia ha de soportar durante toda una semana que su jefe chille durante todo el día clamando contra la huelga, los sindicatos y los piquetes junto a cualquier currela de mierda que opina de la misma manera y ha entrado a por condones o aspirinas, incluido el día de huelga, cuando ningún piquete se acerca para darle un disgustillo al patrón, que dice que se comería al que fuera pero que si viera venirse a cuatro con banderas rojas o rojinegras no iba a cagar duro en dos semanas, pese a tener a mano todo tipo de remedios contra la diarrea. Ella se pasa el día currando y soñando con que algún piquete despistado haga acto de presencia mientras despacha condones y aspirinas a currelas de mierda. Otro derecho pisoteado que permanece invisible. A Telecinco o a Antena3 poco le importa.

Una amiga funcionaria que trabaja en un ente público se ha visto afectada por un decreto de servicios mínimos que la obligaba a asistir a su trabajo ese día, sí o sí, con amenaza de expediente caso de secundar la convocatoria. Que esos servicios mínimos completamente anticonstitucionales (pues no presta un servicio esencial para la comunidad, de reconocida e inaplazable necesidad -salud, salubridad, limpieza, transporte, atención a la dependencia-, ni su presencia es requerida para garantizar la seguridad ni el mantenimiento de ninguna instalación, únicos casos en que la ley considera que se pueden imponer estos servicios) hayan sido pactados por la empresa con las mismas y únicas organizaciones aparentemente convocantes (según los medios la convocatoria es de UGT y CC.OO., que la gran mayoría de organizaciones sindicales y buena parte de colectivos sociales de todo tipo la haya expresamente secundado e incluso convocado de manera independiente les trae al fresco) y que además esos representantes sindicales de su centro de trabajo ni siquiera secunden su propia convocatoria después de impedirle secundar la huelga completa el cuadro de su absoluto enfado, deseperación y frustación. Cuenta con que Intereconomía o Libertad Digital mencionarían este asunto si pudieran ocultar el atropello contra el derecho a la huelga y pudieran destacar que sindicalistas corruptos no secundan su propia huelga.

Una amiga de procendencia argentina recibió en un piquete un par de palos de la policía, la datuvieron en la trifulca provocada por los cuerpos de “seguridad”, le dieron una paliza, la pusieron en libertad con cargos de atentado contra la autoridad, desórdenes y desobediencia, y además le han abierto un expediente de expulsión. Que un trabajador extranjero, legalmente en este país, no pueda arriesgarse a participar en un piquete porque cualquier zumbado con porra y pistola puede arruinarle el futuro y la vida es un atropello que no llega a los medios de comunicación y al gobierno no le interesa defender. No veréis esta noticia ni siquiera en El País o en Público.

Pero sí, el currela de mierda que se pasa el año entero intentando escaquearse del trabajo, que mira su correo-e o lee el periódico en internet cuando su jefe no está, que llega tarde, sale antes, dobla la media hora de desayuno, actúa con negligencia voluntaria en su puesto, etc., etc. (sí, ese es el pan de cada día en la administración e incluso en la empresa privada), ese mismo que quiere que expulsen a los gitanos rumanos y aplaude a Sarkozy, que carga con una hipoteca descomunal y odia al que no tiene otra, que está convencido de que sus impuestos sirven para mantener a vagos y maleantes… ese ser insolidario y deshonesto tiene garantizado completamente su mal entendido derecho constitucional al trabajo, malentendido como el derecho a asistir como sea y pasando por encima de quien sea ese día en concreto. Cualquier otro día hace lo que sea por no ir y tangarse. El día de la Huelga General mataría a su padre si se lo encontrara en un piquete y le diera la espalda. Y a este tipo es al que la policía defiende con uñas y dientes, porras y gases, cargas y recargas, a las órdenes del que “gobierna” siguiendo los criterios del FMI y Wall Street por convencimiento propia y para sacarnos a todos de la crisis. ¿El mundo al revés?

Y todo esto sin entrar en comentar nada sobre este vídeo que el Mapashito colgó en su Facebook:

Anuncios

Una respuesta a “El derecho a la huelga, los piquetes, los medios de comunicación

  1. Kiko, perfecta la exposición tio!! Y el video ya ejemplifica visulamente el proceder de algunos agentes de la ley y del orden, en eventos no precisamente de su agrado.
    Aunque tenemos colegas poli-deportistas, no quita para que este tipo de comportamiento sea rechazado… y a ser posible con la misma medicina… pero luego te meten una “resistencia a la autoridad”.
    Mirad esta noticia, que viene a ser más o menos la misma justicia y autoridad policial, aunque en este caso, creo que peor, ya que los ajusticiados son dos negritos vendedores de CD’s. Ha sucedido en Sevilla eh? En el mismo nervión Plaza:
    http://periodismohumano.com/migracion/ciudadanos-reaccionan-a-la-violencia-policial-contra-dos-inmigrantes.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s