Archivo mensual: marzo 2011

Tensiones y Flexiones

Ilustración de María Jose Cordero

O lo que es lo mismo… el tira y afloja de toda la vida.

Para que un músculo esté ejercitado, sano, necesita movimiento. El funcionamiento vital está relacionado con tensiones y extensiones, contracción y expansión, es decir movimiento contrapuestos que hacen que tenga vigor y esté preparado para cumplir su función.

Es muy importante estirar músculos antagonistas para que el ejercitado relaje, descanse y libere esfuerzo.

En un entorno social podríamos decir que sucede de la misma forma. Hay multitud de participantes y actores, unos más relevantes que otros, con más poder, con más información… pero todos formamos parte de ese organismo social.

Es cierto que los procesos sociales poco tienen que ver con los fisiológicos, los cuales se pueden identificar, estudiar, predecir e incluso modificar o mejorar.

En el caso de los procesos sociales la cosa cambia. El funcionamiento no se puede predecir de forma irrefutable. Los economistas siempre andan  buscando modelos teóricos que refuten soluciones que nos permitan preveer, predecir… así nos ha ido.

Un entorno social, ciudad, pueblo, comunidad, barrio, asociación, etc., también necesita de estas tensiones y flexiones, de la contraposición de los diversos actores en cuanto a sus necesidades, inquietudes, deseos.

Sin embargo, nuestro modelo de convivencia solo tira hacía una dirección, o más bien empuja, nos empuja. En este contexto todos nosotros, tenemos que reaccionar.

Del “no podemos hacer nada” debemos asumir la responsabilidad que nos toca a la hora de compensar la fuerza del capital con alternativas orientadas a caminar hacia otro modelo general que nos reporte mayores índices de felicidad y satisfacción.

Y aquí tenemos que actuar todos, desde la ciudadanía, movimiento asociativo y civil, empresas, entidades bancarias y en gran medida nuestra clase política, totalmente perdida en un modelo que se les desmorona.

Ejemplos de estas acciones contrasistema las encontramos últimamente a patadas, si bien los de siempre se encargan de desvirtuar la importancia de los mismos y el valor de de muchas personas. Estoy realmente sorprendido por los acontecimientos que se están sucediendo últimamente en los que la ciudadanía está asumiendo su papel en su propio país, frente a regímenes títeres. El movimiento del Cono Sur Americano no es algo nuevo pero desde luego sí que plantea alternativas al modelo explotador y aniquilador de recursos de todo tipo.

Tomemos ejemplo todos. Sociedad civil, políticos, medios de comunicación, entidades bancarias, etc. ¿Quién nos impide plantar cara? ¿Qué es lo que queremos cambiar en nuestro modelo de ciudad y convivencia? Sobre esto hablamos el pasado día 15 de marzo en Kfe Innovación.

Queremos:

  • Una mejor habitabilidad en nuestro entorno: menos coches, menos humo, más zonas de esparcimiento, una arquitectura sostenible y no invasiva.
  • Un modelo energético sostenible que no vaya directo al colapso y que beneficie únicamente a las grandes compañías.
  • Un modelo de movilidad basado en un uso racional del transporte, primando el uso compartido o público, alternativas al automóvil y al consumo energético derrochador.
  • Una sociedad civil que asuma su compromiso y plante cara a los agentes sociales que tenemos enfrente. Con diálogo y participación.
  • Una clase política que represente a los intereses de la ciudadanía, que esté cerca de ellos para escuchar sus aportaciones y que hagan lo imposible por que esas aportaciones lleguen a realizarse.
  • Una banca y entidades financieras que no jueguen y especulen con el dinero, que no abusen de su poder y que aporten a la sociedad algo más que descreimiento y rabia.
  • Una reducción de la brecha social y tecnológica en nuestros entornos más cercanos, que permita a todos tener acceso a la misma información y ser capaces de contrastar y crearnos criterios propios.
  • Una educación orientada a una mejor convivencia, a crear valores basados en la colaboración más que en la competitividad desmesurada.
  • Una cultura de protesta cívica y de acción.
  • Y en definitiva un modelo convivencial más humano, menos económico y más cooperativo.

De todo esto se habló en El Kfe de Sevilla. Además estuvimos simultáneamente 4 ciudades (Barcelona, Lleida, Getxo y Sevilla) hablando de “proyectos de ciudad”, que entronca directamente con una necesidad de acción por parte de la ciudadanía en sentido amplia para conseguir un entorno más habitable.

Tomada de Kl-ever vía Facebook

En Sevilla se comentaron proyectos muy interesantes:

  • Paco de Flo6x8 nos hablo de las acciones a golpe de flamenco que realizaban en entidades bancarias. http://www.flo6x8.com/intro
  • Jorge de JMMag Arquitectura creativa nos comentó sobre los nuevos contenidos e ideas de http://www.jmmag.com/
  • Manuel Calvo inició el debate sobre la movilidad urbana centrada en la bicicleta. http://www.velo-city2011.com
  • Daniel nos comentó diversas iniciativas de mejoras en la habitabilidad urbana. http://www.laciudadviva.org
  • Recolectores Urbanos nos presentaron su proyecto www.cooltiva.org
  • Carlos Tapia nos habló sobre nuevas formas de habitar. http://outarquias.wordpress.com/
  • Lino y Koldo plantearon el debate sobre la poca relevancia de la sociedad civil abriendo un debate sobre la necesidad de colaboración y acción a nivel local. http://www.kl-ever.com/
  • Sergio orientó parte del debate a la percepción de género y las implicaciones que esto conlleva. http://flautaenfa.wordpress.com/
  • Sie Kikinshka nos llevó de paseo por su ciudad imaginaria, de la que como alcalde pone alfombras de terciopelo a sus ciudadanos. http://www.kikinshka.com/
  • Y entre otros más, las aportaciones de dos niñxs que iniciaron su charla aportando soluciones mientras los adultos nos entreteníamos en divagaciones varias.

Tomada de Kl-ever via Facebook

La crónica de las demás ciudades desprende información muy potente con proyectos en curso, y aportaciones nuevas realizadas por los participantes.

Todo se encuentra en www.kfeinnovacion.com en la columna de la derecha y se puede seguir en Factbook y en el hashtag #kfe03 en Twitter

A nivel personal, manifestar mi apuesta por afrontar nuevos retos que nos permitan mejorar nuestra convivencia y habitabilidad, sea cual sea en entorno en que residamos… siempre hay opciones. Lo que falta quizás es el empuje que nos lleve a concretar en acciones esos proyectos.

Y por supuesto falta la capacidad de la ciudadanía de trascender a nivel de decisiones estos proyectos y acciones. En ello estamos no?

Así pues mis reflexiones / acciones van por esta línea:

  • El individualismo circundante no nos lleva a ninguna parte, más que a seguir siendo empujados sin capacidad de reacción. Compartir es vivir y si lo hacemos entre muchos mejor aún… Espíritu de cooperación vs competitividad.
  • Protesta, indignación, acción. Es la base para al menos que se escuche lo que todos tenemos que decir y cambiar.
  • Inmovilismo político. Como dijeron lxs niñxs deberíamos poner a los políticos en evidencia y apostar por nuevas formas políticas o de representatividad.
  • Visibilidad, difusión y replicación. Fundamental para conocer otras iniciativas, acciones y proyectos de interés que puedan replicarse en otros lugares… a través del Kfe parece que esto se está comenzando a producir. Para mí es ma´s que suficiente, pero hay que continuarlo.
  • Necesidad de evasión. Trabajo, comida, trabajo, cama… el ocio, descanso, reflexión es necesario para ver el horizonte con algo de perspectiva.
  • Medios de comunicación. Manipuladores con gran capacidad de orientar la información hacia caminos insospechados.
  • El sistema en sí mismo. Es necesario buscar otras opciones de convivencia que se base valores no económicos.

Para terminar os dejo un video que seguramente conoceréis pero que viene al pelo.

Salud.

Toma la calle el 15 de mayo: Democracia Real YA

Democracia real YALa cosa está que arde: recortes, despidos, abuso de la patronal y el gobierno, estafas monumentales en las facturas de la luz, del gas, del teléfono, políticos que no gobiernan sino que gestionan los intereses depredadores del capital, desahucios, desinformación… difícil acabar la lista de agravios que nos obligan moralmente a despertar de una vez, recuperar la dignidad y comenzar con un cambio real que, necesariamente, empieza en la calle, como han demostrado egipcios, tunecinos, argelinos y marroquíes.

Las organizaciones estables y constituidas de lucha política y social hace tiempo que sufren una tremenda crisis de legitimidad que les impide abanderar un cambio. Unos porque ya sabemos lo que son y apestan: herramientas del capital para el adormecimiento y el control social y para drenar fondos públicos a los mercados (los partidos políticos parlamentarios, todos, las organizaciones sindicales mayoristas, CCOO y UGT, buena parte del tejido asociativo y ONGs, que emplean la mayor parte del dinero público que reciben para proyectos de ayuda, asistencia o cooperación en mantener sus propias estructuras burocráticas). Otras, las organizaciones minoritarias con intenciones más o menos revolucionarias, aunque su discurso tiene cierta aceptación cuando no dogmatizan en extremo, porque tienen poca capacidad de convocatoria, nula repercusión mediática y además presentan una terrorífica atomización y desunión, una apuesta individual por luchas concretísimas centradas en sí mismas, que no atrae masas a la lucha, la movilización y la desobediencia.

¿Quién puede meterle mano a esto? Nadie y todos a la vez. No nos queda otra que experimentar. Y el laboratorio es la calle. Y el mecanismo puede ser el de la convocatoria ciudadana anónima, descentralizada, básica…

¿Podría ser esta una oportunidad? No lo sabemos, pero podemos apostar por ella y comprobar qué efecto produce. Para ello tenemos que difundir, informar, intervenir, participar, observar y evaluar.

En fin, que no le doy más vueltas a este primer post sobre el asunto y lo dejo en vuestras manos:

http://democraciarealya.es/

Estaría bien que en este y en otros lugares virtuales de encuentro le demos impulso y pensemos y recombinemos.

Salud y acierto y alegría en la lucha